sábado, 13 de octubre de 2012

EL MANICOMIO ( EL LOCO ) ENRICH HECKEL

EL MANICOMIO ( EL LOCO ) 1914
El manicomio ( el loco )
óleo sobre lienzo 70.5 x 80.5 cm
Gelsenkünchen, Stádtisches Museum




Como en el mundo laberintico de frío y soledad , así percibida el sensible Heckel la capital del floreciente imperio guillermino . Cuando se trasladó en 1911 a Berlin potenció fuerzas internas y halló un lenguaje pictórico originario. La literatura supuso un importante impulso originario para el artista , que era un ávido lector . Cayó bajo el hechizo de las grandes novelas de Fiódor Dostoiewski , cuyo complejo universo de caracteres y conflictos no alcanzó toda su fuerza hasta que lo canalizó el expresionismo literario . En la esfera intelectual de poetas amigos se hizo más honda la sensación que tenía Heckel de un cisma interior. La oscuridad del poder sobre el destino y la generalidad existencial le fascinaban en relación con sus propias vivencias.

Sobre todo la novela El idiota de Dostoiewski inspiró al artista a simbolizar el sentimiento trágico personal con nuevas formas de expresión . Así reflejó mediante parábolas el creciente distanciamiento en el seno de Brücke. Em 1912 creó la primera paráfrasis dostoiesvskana con el cuadro Dos hombres sentados a la mesa . Análogamente al mundo literario , el tema contenía -en forma de grabado con el título de Adversarios , con retratos que recordaban a su amigo Kirchner y a sí mismo- referencias autobiográficas. 


En el año que estalló la  guerra Heckel abordó con interpretaciones más libres la ética cristiana del escritor ruso, en cuya visión del mundo el hombre en el manicomio no solo representa una figura ejemplar del sufrimiento , sino que más bien encarna el ideal del " hombre bueno " que simboliza la inocencia moral."  El  idiota "de  Dostoiewski se llama príncipe Mishkin , pero en Heckel es el loco anónimo que con mirada azul reclama la compasión del observador.

El manicomio resulta ser la prisión vuelta hacía afuera del alma humana, de la que no hay escapatoria imaginable. Como los bastidores de un teatro se presenta el espacio inferior encajonado con sus tabiques de sombreado verdoso, como el escenario para un drama sobre la pérdida del yo y el miedo cósmico de los coetáneos que habitan la gran ciudad. Los objetos y los colegas desaparecen rápidamente del campo visual .


Cada uno está ocupado con su propia psicosis. Las ventanas permiten ver el paisaje que no es sino un cascarón más alrededor del espacio de gravitación del protagonista. Este se halla en primerísimo plano , como si quisiera obligar al público , con su imperiosa presencia , a dar media vuelta. Con el atuendo, Heckel  parece evocar al propio  Dostoiewski : una metáfora de una melancolía netafísica.

El ambiente quebrado del cuadro está dominado por una tonalidad pardoamarilla y verdiazul. La capa traslúcida de pintura parece espiritualizada , tal vez un poco tensa. La estructura prismática de sus superficies se interpreta como referencia a vivencias quebradizas. En enero de 1914 Heckel confesó a su amigo el historiador de arte Waltter Kaesbach, que adquirió el cuadro, su ansiedad de hallar cobijo más allá del conocimiento intelectual : " Veo esta  debilidad en mis trabajos y estoy más insatisfecho que nunca " . Ese mismo año Europa cayó  en el delirio y el ser humano enloqueció ante un mundo totalmente desquiciado . "Todo el movimiento del libro - escribió Waltter Benjamín sobre la novela de Dostoiewski -se asemeja al colapso de un inmenso cráter" La locura de la Primera Guerra Mundial confirió a la alegoría de Heckel el carácter de una lúgubre profecía .



Mercedes Tamara 
13 -10-2012

Bibliografía : El Expresionismo, Edit Taschen

No hay comentarios:

Publicar un comentario