jueves, 11 de octubre de 2012

MUCHACHA VERDE DE KARL SCMIDT ROTTLUFF

MUCHACHA VERDE 1915

Muchacha verde
óleo sobre lienzo 85x 76 cm
Berlin, Staatliche Mussen zu Berin


El sentimiento trágico se manifestaba sin guerra mundial . Del mismo modo que dos o tres años antes en el mundo pictórico enturbiado de Heckel , la fuerza ingenua de la expresión fue sustituida por una narrativa psicologizante , aunque sin ninguna espiritualización " gótica" de las formas . Al contrario, unos trazos extremadamente primitivos  como los de un grabado en madera que adoptó entonces la pintura de Schmidt   , análogamente a los gráficos impresos , parecían  seguir estando muy marcados


En mayo de 1915 el soldado Schmidt- Rottluff fue destinado a Rusia y Lituania . Ya antes de estallar la Primera Guerra Mundial , que él no recibió con el mismo entusiasmo que tantos artistas de su generación había iniciado su retirada hacía la introspección y el cambio de visión  del ser humano. " Siento ahora una gran pasión por hacer todavía algo fuerte -escribió a un amigo - La guerra me ha quitado realmente todo lo pasado, todo me parece decaído y veo de pronto las cosas en su  terrible violencia. Nunca me ha gustado el arte que era un mero gozo  para los ojos y nada más, pero aún así noto a escala elemental que hay que recurrir a formas todavía más fuertes , tan fuertes que soporten el embate de semejante locura de las naciones.

El nuevo tipo de mujer , situado en las antípodas de la ardiente sensualidad de los desnudos estivales de los años 1912 y 1913, era para Wil Grohmann " meditabundo " . Con vestido cerrado y gestos escuetos , con rostros como máscaras y cabezas sobredimensionadas , y mirando hacía abajo o a un lado, estas figuras se movían en un espacio interior  o en una playa , en tonos apagados entre el azul y el marrón . Nada 
indicaba que estuviese sucediendo algo . dos por impulsos africanos. 


Sin embargo , la Muchacha verde parece, con sus gestos enigmáticos totalmente ajena a este contexto. Las puntillas de su " vestido enrollado " , el marco de  un espejo en el fondo , el moho de los verdosos rodapiés pintados al óleo , todo apunta a un ambiente pequeñoburgués . Esto no se aviene con los labios carnosos y la mirada de serpiente , más afilada que las puntillas que se ven sobre el pecho. Pero su ademán , por tanto, debe considerarse otro monumento a la melancolía.


Otto Mueller, Familia polaca , 1919


Otto Mueller fue hasta 1918 soldado de intendencia tanto en el frente occidental como en el oriental . El pintor que en tiempos de Brücke  nunca consiguió abandonar los desnudos de muchachas pensativas  y los paisajes solitarios , pintó en el primer año de su labor profesional en la Academia de Arte de Breslau , una primera gran alegoría de la  tristeza más profunda . La Familia polaca es un doble relato privado : el propio pintor en el atuendo del eterno judío al lado de su amante judía y alumna Irene Almann en la figura bíblica de María , cuyo padre ortodoxo se opuso al enlace. Lleno de alusiones ocultas, el cuadro  expresa el íntimo dolor del corazón y los deseos del pintor que sublima en gran formato un enunciado de validez general que tiene a varias luces varia interpretaciones . Al igual que en sus primeros cuadros de gitanos, se manifiesta un desasosiego subliminal ante la sociedad  moderna . Esta obra tardía revela que Mueller en contraste con sus antiguos compañeros de Brücke , seguía indagando con obstinada fuerza de ánimo en las cuestiones existenciales de la humanidad.

Mercedes Tamara
11-10-2012



Bibliografía : Expresionismo, Edic Taschen

No hay comentarios:

Publicar un comentario