miércoles, 24 de octubre de 2012

TRES DESNUDOS BAJO EL ÁRBOL OTTO MUELLER

TRES DESNUDOS BAJO EL ÁRBOL 1913
Tres desnudos bajo el árbol 
temple sobre arpillera 117x 92 cm
Propiedad privada 




Mujeres jóvenes y naturaleza en calma : eso era lo que yo amaba Otto Mueller . Y nada más . Su obra es toda una oda al amor por el ser humano y la pintura . El mismo se escondía casi totalmente tras esta timida pasión . Orginario de Silesia , el taciturno Mueller fue recibido en 1910 con los brazos abiertos por los miembros de Brücke  como la encarnación ideal de la proclamada unidad de arte y vida . Los revolucionarios sajones , dos lustros más jóvenes que él , creían ver realizada en su biografía la idea del " arte como proyecto de vida " 

 Como contrapartida , la experiencia colectiva del grupo ayudó  Mueller a desarrollar plenamente su individualidad artística . Los contornos de sus desnudos y paisajes se volvieron más pronunciados . Sacrificó una elegante armonía en aras de una rudeza resuelta . El cuadro se sometió al orden general de las superficies ; el color devino  vehículo de expresión . Su obra madura y tardía está marcada por una rara homogeneidad  prácticamente impermeable a los cambios o incluso revoluciones del estilo o de los  temas , no empezó a ver la luz hasta finales de la década de 1920 , cuando Mueller, de viaje por el sudeste europeo, halló entre gitanos su gran tema , que en el subconsciente ya presentía desde hacía tiempo.

 La escena de los bañistas la pintó probablemente en el último año de vida de Brücke , tal vez durante una visita a Kischner en la isla báltica de Fehman . Su estilo personal alcanzó la plenitud . Tres muchachas desnudas con aires de efebo , carentes de rostro y sin relacionarse entre sí, encarnan el imperturbable ideal femenino del pintor. Sus cuerpos claros de contornos marcados, en distintas posturas y distanciados unos de otros rodean, en medio de las ricas variaciones del verde de la vegetación , un cambio  imaginario del que  sale disparado un árbol. En el fondo, que en realidad no abarca más que la mitad superior del cuadro , brilla el mar o un lago de color turquesa . Es un estilo que apenas crea profundidad . En la superficie brotan manchas de pintura que componen un orden oculto .


Las  figuras,firmemente rodeadas de contornos negros , están como aisladas de su propia burbuja . En la escena reina la calma . El cuadro es un buen ejemplo de la generosa visión de  Mueller , de una armonía perfecta , aunque siempre amenazada , entre ser humano y naturaleza  Esto se expresa a través del sutil equilibrio pictórico mediante temple  mate aplicado en delgadas capas sobre una banda arpillera . El amarillo pálido , el verde polvoriento o el rosa tenue aparecen depositados como polen sobre una  estructura inapreciable de la composición. Un ligero aliento sopla a través de las  rítmicas coreografías de parcas lineas de contorno y las zonas de colores diferenciados. Sólo una mirada superficial o llena de prejuicios confundiría la rudeza máyestatica y la melancolía de su humanidad anónima con el lirismo o con un ánimo burocrático .

Con su restricción ascética en la temática y su noble distanciamiento de la deformación y el éxtasis , Mueller siempre fue un advenedizo dentro de Brücke .Sus desnudos  femeninos , parejas enamoradas y bañistas carentes de toda agresividad y sensacionalismo La naturaleza es el marco elegante que delimita el ambiente en que aparecen la gran ciudad no entra nunca en el campo visual . Mueller insiste en un código blando y una tranquila armonía . En lugar del grito de protesta por el estado de las cosas , en sus cuadros domina el deseo de un paraíso apartado del mundo :" El principal objeto al que aspiro, es expresar con la máxima sencillez lo que percibo del paisaje y de la persona ".

 Mercedes Tamara Lempicka 
24-10-2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario