miércoles, 20 de marzo de 2013

EL PASTOR GEORG BASELITZ

EL PASTOR 1966
El pastor
óleo sobre lienzo 162x 130 cm
Museum  Frieder Burda Baden- Baden




Cuando Georg Baselitz pintó su cuadro de tamaño natural El pastor , recorrían Alemanía los últimos ramalazos de la pintura informal y se imponía definitivamente el pop art, importado de EE. UU. El pastor tenía tan poco que ver con la explosiva  crítica consumista como con la abstracción total y acusaba más la influencia del existencialismo gestual de Hamn Trier, profesor de Baselitz. Esta obra de 1966 formaba parte de la serie llamada cuadros de héroes. Con ellos, Baselitz no solo inició su carrera , sino que presentó una imagen del hombre abatido , sin fama  ni mitos, que desenmascaraban la farsa del heroísmo.


El pastor se alza frontalmente como una figura ruda y descomunalmente torpe, que aparentemente se mueve vacilante en un paisaje despoblado y apocalíptico frente a un cielo frío. Con su indefinible uniforme roto, la parte superior del cuerpo está desnuda hasta la entrepierna . En este caso los órganos sexuales, que por otra parte son el único gesto enfático y claramente tragicómico de los cuadros de héroes, como en El nuevo tipo , aparecen simplemente insinuados. Un látigo cuelga de la mano izquierda . La cabeza pequeña descansa sobre las anchas espaldas, los ojos y la boca están semiabiertos de agotamiento y la mirada se pierde en el vacío por encima del espectador .


El nuevo tipo 1965
óleo sobre lienzo 162 x 130 cm
Schmulung Frocelich Stutgart


Entre los pies desnudos del personaje , una oca ahueca sus plumas como si fuera  el último animal protegido de la tierra, mientras que en la distancia se alzan restos  de edificios o de herramientas . Los colores del cuadro son fríos: verde menta, el cielo, rosa el cuerpon y la chaqueta y los pantalones desaliñadamente blancos , negros, marrones claros. Puntualmente aparece un rojo oscuro como de herida, por ejemplo en el vendaje del brazo y en el pico de la oca. Todos los perfiles son duros , típicos de Baselitz, como si tratasen de descubrir los cordones nerviosos del cuerpo maltratado y los surcos del paisaje destruido.

Por su extraña disgregación ,El pastor , es cualquier cosa menos un guardián o un  héroe . Da una impresión de torpeza y desproporción , como una caricatura de la  imagen que se tenía del soldado noble en la época del nacionalsocialismo. Baselitz arrebata el antiguo ideal de virilidad a los recuerdos entonces profundamente reprimidos , con lo que se convirtió ya antes de 1868 en el provocador por autonomasia. En su caso, renunciaba a cultivar la caricatura ilustrativa como la que al término de la Primera Guerra Mundial cultivaron , entre otros, Beckmann o Dix.


Sin connotaciones morales , Baselitz sitúa a sus pastores en la tradición emocional de la pintura alemana , que el mismo calificó de " fea " ; Alberto Durero, Caspar David Fiedrich o Emil Nolde reflejan una actitud expresiva, romántica y meláncolica con lo  que Baselitz -que adoptó como nombre propio el del lugar de su nacimiento- se sentía tan identificado que sus " héroes " deben interpretarse también como autorrepresentaciones secretas al igual que Holderlin parecen preguntarse :       ¿Adónde voy en definitiva ? ".




La patria como campo de ruinas poblada de héroes rotos: no es difícil imaginar la  profunda conmoción que estas provocaciones pudieran causar en el país del milagro económico. El pastor pudo representar con posteridad a 1945, el nuevo comienzo  de un arte que, de una manera sutil entre escéptica y reflexiva , abordaba las quiebras  y los traumas de un nuevo tipo de hombre.



Mercedes Tamara 
20-marzo-2013


Bibliografia ; Arte Moderno , Todo Arte Edmat Libros 

No hay comentarios:

Publicar un comentario