lunes, 30 de septiembre de 2013

PAREJA SOBRE FONDO ROJO MARC CHAGALL

PAREJA SOBRE FONDO ROJO 1983
Pareja sobre fondo rojo
óleo sobre tela 81x 65,5 cm
Christe´s Images





Tras el regreso de Chagall a Francia, su obra continúa siendo una metáfora poética de su agitada biografía , una acto de equilibrio entre los sueños y la realidad , una aventura de la fantasía , que hace visible y real lo invisible. Sin embargo, su obra tardía parece alejarse algo de los dos puntos de partida de su existencia pictórica : la tradición judio- ortodoxa y el folclore ruso.  Las referencias temáticas de sus cuadros y la cultura de una aldea rusa son sustituidos por motivos de la mitología griega y de la fe cristiana o por vivencias inmediatas de la vida cotidiana. También el contenido de los símbolos utilizados una y otra vez se han desgastado con el tiempo. Después de 1947, Chagall tampoco aspira a ser un representante de la vanguardia artística . Su lenguaje  pictórico está más determinado por sus preferencias personales , desarrolladas a través de los años, que por el deseo de mantener un nexo con las últimas tendencias formales del arte.


Chagall no solo se distancia de su mundillo profesional , sino que también se retira cada vez más de la esfera pública. En 1950 se muda a una casa en Saint- Jean-Cap-Ferrat; dos años después se casa por segunda vez . Su enamorada es la rusa Valentina Brodsky , a la que él llama cariñosamente Vava. Una felicidad hogareña , en definitiva, que Chagall recobra cuando su arte y también él mismo atraen crecientemente el interés de la opinión pública.


También en los últimos años de su vida, y a pesar de su fama creciente , sus cuadros siguen caracterizándose por la construcción de realidades propias y  la intimidad tipícamente chagallianas. En 1983, Chagall pintó el cuadro Pareja sobre fondo rojo. El hombre coloca cuidadosamente su brazo sobre el busto de la mujer en un delicado abrazo . Cariñosamente inclina la cabeza hacía ella, busca su mirada , mientras ella, titubeante, se retira algo y mira hacía el observador del cuadro, como si este perturbara el amoroso encuentro.


Al rojo, que atraviesa a los amantes como una brasa, se opone en azul frío, en el que aparece sobre el borde derecho del cuadro, el pintor mismo, con la paleta en su mano izquierda. Y tal como de sus brazos abiertos parece deslizarse un florero con flores , así para escapársele al amante un libro. El óvalo azul repite la forma de la paleta , en la que un ramo de flores y el ave no son otra cosa que  manchas abstractas de colores. 


Mercedes Tamara 
30-09-2013

Bibliografia : Chagall, Edic Taschen



No hay comentarios:

Publicar un comentario