martes, 26 de noviembre de 2013

LAS RAMBLAS JOSEP AMAT I PAGES


LAS RAMBLAS 1950
Las Ramblas
óleo sobre lienzo 81x 116 cm
Colección Thyssen Bornemizsa






Entre los temas del paisaje urbano que tuvieron más presencia en el repertorio habitual de Amat adquieren un protagonismo singular los dedicados a las Ramblas barcelonesas. Entre 1941 y 1950 dedicó no menos de una decena de sus cuadros de mayor formato a este lugar emblemático de la Ciudad Condal . De hecho, ya en los años anteriores a la Guerra Civil , Amat había pintado ambiciosas panorámicas





llenas de vivacidad de esta bulliciosa arteria de Barcelona . En el archivo de la familia del pintor se conserva una filmación en blanco y negro y sin sonido donde aparece el pintor con un aparatoso tinglado a la manera de caballete, asegurado con pesas para combatir el viento, pintando un gran lienzo de las Ramblas a pie de calle, rodeado por una muchedumbre de mirones. La película está muy deteriorada y es de muy corto metraje, pero resulta suficiente para documentar el temprano interés del pintor por este tema y , lo que es más importante , su inveterada costumbre de trabajar del natural venciendo todas las dificultades logísticas.




Varias de las versiones de este tema que pintó a fines de la década de los cuarenta mantienen esta fidelidad a la impresión directa del natural , aunque Amat halló el modo de trabajar con más comodidad utilizando formatos algo menores y plantando el caballete en un lugar más alto , en picado, frente a la ventana de un negocio que pertenecía a un amigo suyo, la camisería Bonet , con una vista privilegiada de las Ramblas.




El cuadro que nos ocupa, muy semejante al que presentó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1950, es uno de los más tardíos de esta serie , un conjunto de obras que comparten un encuadre muy similar , y, sin embargo, no presentan ni asomo de repetición o amaneramiento. En cada caso, el pintor modificaba sabiamente los aspectos contingentes de la composición de las figuras, los paseantes, los automóviles y, sobre todo, la luz , que es distinta y exacta en cada cuadro, captando los matices,, la atmósfera y la entonación de cada momento del día , de cada estación. En este cuadro, la masa rojiza de los plátanos y los árboles deshojados de la parte izquierda delatan que se trata de fines de otoño . La luminosidad cálida de la calla fuga en diagonal de izquierda a derecha, creando una cuña de reflejos claros entre las masas de sombras de los árboles y la parte oscura de las copas cobrizas de los plátanos . Esta cualidad reverberante de la luz, junto con la agilidad del dibujo y la inmersión de los elementos narrativos en su ambiente más propio son rasgos característicos de la mejor cosecha de paisajes urbanos de Amat de madurez


Mercedes Tamara
26 -11-2013



Bibliografia Colección Carmen Thyssen Bornemizsa




Mercedes Tamara
26 -11-2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario