lunes, 30 de diciembre de 2013

AUTORRETRATO DOBLE EGON SCHIELE

AUTORRETRATO DOBLE 1915
Autorretrato doble
lápiz, acuarela y guache sobre papel 32,5 x 49,4 cm
Colección privada



En esta ocasión , Schiele vuelve a representarse en un doble retrato. Sin embargo, a diferencia de las anteriores versiones del motivo del doble- como Profetas, Introspección I y II , pintados en 1911, -aquí el pintor se quitó todo disfraz simbólico y renunció al aspecto siniestro y oscuro de aquellas escenas.

Parece como si pasados unos años y una vez atemperada esa enfermiza experiencia del propio Yo que tanto torturaba al artista , la amenaza continua que suponía para él su alter ego se hubiera desvanecido. Aquí, Schiele parece aceptarse y convivir pacifícamente consigo mismo . La unidad entre las dos facetas del Yo aparece en esta obra claramente restablecida.

Tampoco optó aquí por mostrarse de cuerpo entero y desnudo, evitando así las exageradas y expresivas gesticulaciones que aparecen en los numerosos autorretratos realizados sobre papel en los años anteriores. En comparación con esos autorretratos, donde el rostro del artista figura totalmente deformado, estas dos figuras se pueden identificar de forma bastante clara al propio Schiele.

En este autorretrato doble de busto, los rostros están cuidadosamente modelados con pigmento a la acuarela y los torsos están apenas sugeridos con unas escuetas y pocas lineas . Una cabeza se apoya sobre la otra, como en un gesto protector. Las dos cabezas aparecen unidas en un intimo y compasivo acercamiento.

Toda la expresividad de esta imagen se asienta en las miradas y el gesto grave de los rostros . Las dos figuras no se contemplan mutuamente sino que dirigen sus miradas directamente hacía el espectador o, en todo caso, el pintor se contempla a sí mismo , reflejado en un espejo.

Esta sincera y casi tierna relación de Schiele con su propia imagen parece corresponder a la nueva conciencia personal , determinada también por las circunstancias privadas, que marcarían los últimos años de su vida . Este reencuentro o reconciliación consigo mismo iba a determinar una mirada menos narcisista y más extrovertida y, como consecuencia de ello, su acusado interés por el autorretrato disminuiría considerablemente a partir de 1915. Este trabajo figura entre los pocos autorretratos que Schiele pintó hasta su prematura muerte, en 1918.

Mercedes Tamara
30-12-2013

Bibliografía : Egon Schiele Galeria de Pintores, Edic Monsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario