miércoles, 1 de enero de 2014

CONVERSIÓN DE EGON SCHIELE

CONVERSIÓN 1912
Conversión
óleo sobre tela 70 x 80 cm
Leopold Museum , Viena





En la producción de Schiele de 1912, destaca un grupo de pinturas al óleo de contenidos simbólicos y visionarios , cuyos significados alegóricos son a menudo difíciles de esclarecer . Estas obras como Agonía, Procesión y Conversión, su simbología final queda velada al espectador : Sólo los títulos de alusiones religiosas,místicas y espirituales- ofrecen un pauta para su entendimiento y, en conjunto, se refieren a las reflexiones existenciales del pintor : la vida y la muerte, la soledad y la decadencia.




A la luz de obras como Profetas, Eremitas,Introspección II, o Tranfiguración ( Los ciegos II ) , la pintura puede entenderse como una alusión a la visión pseudoreligiosa que nuestro pintor tenía sobre la misión del artista . Él creía en éste como un ser espiritual y superior , y el mismo vivió el pasaje , o mejor, la conversión de concebirse como un mero pintor a sentirse un visionario del arte. De acuerdo con esta nueva condición , se autorretrató como un profeta, un monje o un eremita.





En el contenido de su devenir artístico Conversión parece hacer referencia a la profunda transformación que su arte había experimentado. Hacía 1910, Schiele se había separado de sus maestros y encontró su propio estilo, sus propios temas y una personal manera de abordarlos.




En el aspecto formal Conversión repite las características compositivas de otras pinturas alegóricas de loa años 1911 y 1912: el formato cuadrado, el fraccionamiento del espacio pictóricos en segmentos cromáticos independientes y geométricos y la algamada relación entre las figuras.




En el centro de la composición se han situado tres figuras .Dos de ellas femeninas,ubicadas en idéntica posición una detrás de la otra. La tercera, aparentemente masculina, parece acoger; con un mismo gesto corporal , a ambas jóvenes . La fusión de las figuras es tal que se hace difícil identificar con claridad dónde comienzan o terminan sus cuerpos . Ello genera una unificación de los personajes , que se presentan , no de manera individual ( excepto sus rostros ), sino como partes de un mismo cuerpo. Un cuerpo mayor que los excede y los contiene,los aísla de todo espacio exterior . Las figuras aparecen en una postura inmóvil , pero el bloque que las engloba parece girar lentamente formando una suerte de espiral en movimiento.




En este óleo, Schiele volvió a poner de manifiesto un recurso plástico habitual en él los contrapuntos en el tratamiento del color. La gama cromática limitada a tonos grises se ha realizado magistralmente mediante la aplicación de un azul profundo en dos áreas,arriba y abajo de la composición, dotando a ésta de un delicado equilbrio. El color rojizo del cabello de la figura del medio atrae la mirada hacía el centro de la escena.




Como muchas de las obras de Schiele , Conversión tiene su verdadero sentido velado . Pero la belleza en las obras de Egon no se logra por el desciframiento de los símbolos , sino por la maestría con que abordó sus temas y trabajó colores, lineas y composiciones. La belleza se basa en su compromiso con su tiempo y , sobre todo, consigo mismo.

Mercedes Tamara
1-enero-2014

Bibliografía : Egon Schiele Galeria de Pintores, Edic Monsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario