jueves, 9 de enero de 2014

EL PUENTE EGON SCHIELE

EL PUENTE 1913
El puente
óleo sobre tela 89,7 x 90 cm
cortesía Galerie St . Etienne, Nueva York



Schiele pasó los últimos años de 1912 como huésped en la residencia de la familia Lederer en Györ; Hungria. Junto al matrimonio Agust y Serena - importantes coleccionistas de arte moderno austríaco- y su hijo Erich, el artista pasó allí la Navidad. El principal motivo de su visita fue el encargo del joven Erich para que lo retratara.
Schiele aprovechó la estancia en Györ para realizar excursiones por las cercanías . En una carta enviada el 24 de diciembre de 1912 a su protector Arthur Roessler , Egon le decía haber observado durante un largo paseo por el Danubio , un viejo puente de madera . Se fascinó con la inusual estructura de este puente , al que se refirió como " de tipo exótico incluso chino ".
Bosquejado sobre su cuadernillo de apuntes en cuatro rápidos bocetos y en dos dibujos a la acuarela, este motivo, fue después retomado en su taller de Viena . El lienzo definitivo se inició en las primeras semanas de 1913 y terminó hacía finales de invierno. Por falta de recursos económicos y de material adecuado para este trabajo - así como para otras pinturas realizadas en la misma época- nuestro pintor se vio obligado a coser dos trozos de lienzo.
Schiele rara vez pintaba un paisaje del natural . El mismo expresó....sé con certeza que copiar del natural no tiene sentido para mi porque pintó mejor imágenes de la naturaleza.. Como resultado de este método de trabajo, algunos de sus paisajes como El puente presentan un escenario imaginario más que un lugar determinado.
Excepto por la estructura de madera del puente y las ondulaciones del terreno , esta escena paisajística es más producto de la fantasía que de la observación objetiva . De la imagen real a la imagen representada, se aprecía un proceso de exclusión : el elemento orgánico ha desaparecido casi por completo y la arquitectura urbana se ha eliminado. El paisaje ha sido reducido a un número limitado de formas esenciales. En la pasividad dominante de la escena , llama la atención la embarcación que entra en escena por la derecha. Esta curiosa barca, que recuerda a las góndolas venecianas , constituye una nota fantasiosa y decorativa en el marco general de la obra.  Un color ocre tostado domina la composición, sólo interrumpido por el intenso rojo de la embarcación.
El aspecto " asiático-chino " que llamó la atención de nuestro pintor al contemplar este puente se tradujo en la resolución formal de su representación . La precisión lineal y la contraposición entre áreas detalladas  ( el puente ) áreas vacías ( el río ) derivan claramente de gráficos orientales . Como tantos otros artistas europeos de la época Schiele solía coleccionar estampas japonesas que le sirvieron de referencia en numerosas ocasiones.
Por el inusual tema representado y por su ascetismo casí abstracto, esta obra constituye una excepción en la producción paisajística de nuestro pintor, en la que predominan vistas de ciudades " muertas " y paisajes otoñales determinados por una profgunda angustia emocional.
Mercedees Tamara
9-enero.2014
Bibliografía : Egon Schiele Galeria de Pintores, Edic Monsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario