domingo, 23 de febrero de 2014

GIRASOL II EGON SCHIELE


GIRASOL II 1909









En este trabajo Schiele retomó el motivo del girasol, un motivo iconográfico que había tratado el año anterior y al que dedicaría otras versiones.




Esta temática paisajística no era novedosa en la pintura europea . La representación de girasoles había sido abordada ya por numerosos artistas europeos. A finales del siglo XIX , varios artistas post- impresionistas y simbolistas pintaron estas flores uniéndolas a un contenido alegórico que relacionaron con el destino humano. El artista de los girasoles por excelencia fue Vicent van Gogh . Sus famosos floreros de girasoles , pintados con tonos amarillos vibrantes , formas expresivas y desde una gran subjetividad , iban a inspirar a más de un artista del siglo XX. En Viena, su obra tuvo una gran difusión gracias a la exitosa gestión de exposiciones llevada a cabo por la Sezession vienesa. Obra del maestro holandés puede verse ya en el siglo XVI
Exposición de la Sezession de 1903, pero el verdadero impacto sobre el público vienés se produjo en 1906, cuando la Galerie Miethke le dedicó una excelente exposición individual , presentando 45 pinturas del pintor




Jardín con girasoles Gustav Klimt  1905-06
óleo sobre tela 110 x 110 cm
Osterreichische Belvedere, Viena







Gustav Klimt , el gran maestro del arte vienés , también se sintió atraído por pintar estas flores . Durante sus vacaciones en las zonas cercanas al lago Atter representó numerosos jardines en que los girasoles fueron un motivo frecuente . Si bien eligió esta temática inspirándose en Van Gogh, Klimt evitó la carga subjetiva de aquél, privilegiando el sentido decorativo y ornamental de la imagen.



Si en Klimt los girasoles lograron convertirse en sutiles y delicados ornamentos , en manos del joven Schiele se presentaron como metáforas de un estado espiritual . La mayoría de lo que Klimt pintaba adquirió en la obra de Schiele un sentido metáforico desprovisto de toda connotación decorativa . En este personal tratamiento de la naturaleza , Schiele se acercó más a Van Gogh , a quien también admiró profundamente.


Schiele pintó girasoles de pétalos mustios, tallos quebrados y hojas secas , como símbolo del transcurrir y el morir. Solía humanizar esas flores, infundiéndoles emociones propias. Mediante el empleo de colores apagados , la presentación de fondos austeros y el aislamiento absoluto de la figura, buscó expresar sentimientos de abandono , melancolía o decadencia.

Este solitario girasol pintado en 1909, aparece humanizado; su forma alargada y de apariencia esquelética y sus colores deslucidos transmiten sensaciones de desolación y fragilidad.

Como la mayoría de sus paisajes y motivos naturales , Schiele pintó esta flor en otoño, mientras espera, inevitable, su ocaso. El girasol se mantiene aún en pie, con un último y tenue aliento de vida , mientras comienza a marchitarse y deteriorarse.

El artista dijo una vez que " todo está muerto en vida " . Este sencillo y macilento girasol  que anticipa la muerte , puede entenderse como la manifestación de la angustía  que sentía el propio pintor al saberse mortal.



Mercedes Tamara
23-03-2014



Bibliografía : Egon Schiele Galeria de Pintores, Edic Monsa




No hay comentarios:

Publicar un comentario