miércoles, 26 de marzo de 2014

MAURICE RAVEL HENRI MANGUIN

MAURICE RAVEL 1902
Maurice Ravel
óleo sobre lienzo 43x34 cm
Centre Georges Pompidou, París








Henri Mauguin, destacado protagonista de la aventura del fauvismo a principios del siglo XX , ha permanecido injustamente a la sombra de Henri Matisse , Albert Marquet y André Derain.





Nació en 1874 en París, donde con 20 años ingresó en la Escuela de Bellas Artes en la que, bajo la dirección de Gustave Moreau , cursó estudios copiando a los grandes maestros del Louvre. Después se orientó hacía la pintura impresionista , la de los nabis y la de Paul Cézanne , cuya gran retrospectiva pudo contemplarse en 1895en la galería de Ambroise Vollard así como la de Vicent van Gogh en 1901 en la que Benheim-Jeune cuyo lirismo y color marcaron a los futuros fauves.




Mauguin expone por primera vez en el Salón de los Independientes en 1902 y figura entre los pintores cuya obra causa escándalo en el Salón de Otoño de 1905 y que el crítico de arte Louis Vaucelles calificó de fauve ( salvaje ).




Grandes melómanos, Henri Mauguín y su mujer-Jeanette Carette- que es también música- intiman con jóvenes compositores vanguardistas, como Claude Debussy y , sobre todo, Maurice Ravel . El futuro creador del Bolero y Mauguin comparten el gusto por la perfección de la forma y un espíritu de búsqueda que se inscribe en la prolongación de la tradición . Cada uno en su propio campo, fueron revolucionarios y conservadores a la vez. Mauguin se mantuvo fiel al fauvismo, durante toda su vida, mientras que por su parte Ravel- a quien se enmarcaba en la escuela musical llamada " impresionista " jamás renunció a la música tonal y sólo usó la disonancia con parsimonia .




En este retrato el claoscuro sobre fondo abigarrado de tonos cálidos, no se puede rehuir el ojo cómplice del músico, que ocupa el centro del lienzo , impresión acentuada por la expresión de los labios, cuya comisura derecha, levemente alzada en un esbozo de sonrisa , subraya la complicidad entre el pintor y su modelo.




La sólida construcción del cuadro recuerda a Cézanne , pero las pinceladas que sombrean aquí y allá el rostro y la pechera del músico, de un verde pardusco ,presagían claramente la libertad de paleta del fauvismo naciente. El ensamblaje intimista de los diversos tonos, oscuros y luminosos, cálidos y serenos a la vez ,guarda correspondencia con la obra para piano Pavana para una infanta difunta ,
que se interpretó , el mismo año en que realizó el retrato ( 1902 ) y cuyo eco Mauguin debía tener en los oídos por las numerosas veladas en el estudio de la Rue Boursault de París, animadas al piano por Maurice Ravel.






La obra exhibida en 1908 en la exposición titulada Retratos masculinos de la galeria Bernheim suscitó este comentario : " por último nos detenemos en el Maurice Ravel de Henri Mauguin, una de sus mejores obras ; personalmente considero a Ravel más sutil , pero una vez que se acepta la forma de postura del pintor, hay que apreciar la sobriedad de los tonos, la solidez de la construcción del rostro , espero que a pesar de que a veces las teorías de escuela han hecho estragos en sus dotes, Mauguin nos dé a menudo lienzos de esta calidad ".




Este retrato , regalo de Henri Mauguin a Maurice Ravel en 1902, fue donado por este último al doctor Le Masié de Paris, que en 1974 llegó a su vez al MNAM . Originalmente, el cuadro era de mayores dimensiones , fue el propio Maurice Ravel quien lo recortó


Mercedes Tamara
26-03-2014


Bibliografía : Obras Maestras del Centre Georges Pompidou


No hay comentarios:

Publicar un comentario