lunes, 21 de abril de 2014

EGON SCHIELE : ENTRE EROS Y TÁNATOS

EGON SCHIELE : ENTRE EROS Y TÁNATOS

La hostia roja , 1911
acuarela y lápiz sobre papel , 48, 2 x 28, 2 cm
Colección privada

La popularidad entre la vida y la muerte fue uno de los temas que más inquietaron a Schiele. Su fascinación por todo lo relativo al sexo y al erotismo se enfrentó, una y otra vez, con su obsesión por la muerte . Tanto su vida como su obra parecen gravitar en torno a la tensión inevitable entre Eros y Tánatos , entre la pulsión de vida y la pulsión de muerte- de acuerdo con lo que , a principios de siglo , Sigmund Freud definió como las principales fuerzas que activan la psique humana.

Todo está muerto en vida escribió Schiele , en uno de sus poemas. Soy un ser humano, amo la muerte y amo la vida , puede leerse en uno de sus escritos. Tales palabras podrían resumir la filosofía existencial y la razón de ser de la obra de nuestro protagonista . Para Schiele , la muerte , así como Eros, era parte integral de la vida. En él, vida y muerte convivían cercanas.

Su obsesiva preocupación en torno a dichos temas estuvo profundamente determinada por circunstancias personales, particularmente por la difícil experiencia de la muerte de su padre a causa de la sífilis, enfermedad que también mató a hermanos del joven pintor . Esta traumática vivencia , que afrontó cuando era un muchacho de 14 años le hizo concebir a Eros como fuerza vital, pero también como fuerza de destrucción ; en otras palabras, el sexo como transmisor de vida , pero también de muerte. Ello fue determinante en su propia construcción como individuo sexual y le marcó artísticamente . La exploración por su identidad sexual así como la inquietud por la muerte se convirtieron en temas centrales de su arte. 

La muerte y la muchacha 1915
óleo sobre tela 150 x 180 cm
Osterrichische Galerie Belvedere, Viena

En la producción plástica de Schiele puede apreciarse una nítida distinción entre el conjunto de obras dedicadas a los temas de la sexualidad y el erotismo y el dedicado al tema de la muerte y sus motivos afines. Mientras destinó la técnica del dibujo- de formato más reducido e íntimo- al desnudo femenino y las escenas de alto contenido erótico, reservó el uso del óleo y lienzo, preferentemente, a los temas de carácter simbólico - alegórico - que tratan cuestiones existenciales del ser humano.

Los dibujos de temática erótico-sexual constituyen el apartado más prolífico y más exquisito- y, también , el más popular- de la obra . Su ardiente ímpulso sexual animó esta original producción durante una gran parte de su trayectoría, atenuándose en sus tres últimos años de vida. Si la creación artística fue el medio a través del cual sublimó su potente líbido, los dibujos eróticos fueron la vía por la cual experimentó su relación con el cuerpo y la sexualidad.

Sobre el papel, nuestro artista no tuvo inconveniente en poner en imágenes escenas y prácticas sexuales que impactan por su explícito contenido sexual y por la materia atrevida y casi brutal de mostrar la sexualidad humana que roza a veces lo pornógrafico. Uno de los mayores méritos de Schiele fue otorgar a la sexualidad plena autonomía estética. Mostró temas tabú, como el lesbianismo, la desnudez infantil o juvenil o incluso la masturbación , convirtiéndose en el terror de la burguesía timorata , que llegó a acusarle de pervertido. Entre sus últimos dibujos se suceden lascivos semidesnudos de jovencitas que exhiben descaradamente su sexo, muchachas que mantienen relaciones lésbicas o se masturban, parejas heterosexuales en pleno coito o autorretratos que muestran al propio pintor en pleno acto masturbatorio.

En su tiempo Schiele era el único en abordar esta temática . En el arte vienés de principios de siglo , el sexo era ampliamente celebrado. Las pinturas de Klimt y sobre todo sus dibujos, están dominados por un embriagador e intenso erotismo. Incluso sus composiciones más simbólicas y sus elegantes retratos femeninos destilan una atmósfera sugestivamente erótica . Pero, de mucho, sus dibujos muestran lo mejor de su arte erótico. El erotismo de éstos, es franco y explícito , pero siempre lírico y sensual . Su linea de trazo suave , delicado y casi reconfortante , enfatiza la feminidad de las mujeres que yacen abandonadas a sus sueños y fantasías.
Cabo de ciudad ( Manzanas de casas en Krumau ) 1919
óleo sobre tela 109,5 x 139, 5 cm
Landermueum Joammecum Grost 


En los dibujos eróticos de Schiele se ha esfumado por completo ese mundo hedónico y complaciente que habita el arte de Klimt. Si el erotismo de éste seduce y cautiva, el de Schiele inquieta , estremece e intimida. Lo que en Klimt es exquisito, apacible e idílico, en Schiele se convierte en desagradable , despiadado o sufrido. La actitud de Schiele hacía la sexualidad femenina fue, evidentemente una cosa distinta, más marcada por la necesidad y el tormento que por la admiración hacía el cuerpo femenino. En las obras de nuestro pintor es posible advertir su obsesión personal ante la sexualidad . Vivió conflictivamente el deseo sexual y tal conflicto se dejó aflorar en su arte : Eros está representado como impulso cautivante, estimulante y vital , pero también atormentado, opresivo y pecaminoso .

Por su parte , Tánatos- o la pulsión de la muerte-tuvo su papel protagonista en la actividad pictórica de Schiele .El tema de la muerte y los conceptos asociados a ella-decadencia, sufrimiento, desamparo, pesimismo- inspiraron la mayoría de sus pinturas al óleo , casí con la única excepción de los retratos. La muerte aparece, ya abierta o veladamente, en los cuadros dedicados a la maternidad , en su pintura de paisajes y en las oscuras composiciones de figuras con alusiones místico-religiosas.

La presencia de la muerte se hace elocuente en la serie conocida como Madre muerta,  en la cual el pintor confrontó la maternidad con la muerte . Esta asociación , que concibe a la procreación y al nacimiento como un drama , no hace sino recordar la inexorable brevedad del ciclo de la vida.



Dos muchachas, 1914
lápiz y guache sobre papel 31 x 48 cm
Colección privada

Signos de muerte y sentimientos de desolación y decadencia dominan también la pintura de paisajes de nuestro pintor, una de las facetas menos conocidas de su arte, pero de gran significación . Para Schiele, la naturaleza y la ciudad eran espacios del propio estado de ánimo y que le permitían reflexionar sobre la vida humana . Sus escenas de frágiles árboles que se deshojan en otoño , de girasoles que se decoloran y marchitan y de ciudades antiguas y moribundas , suscitan sensaciones de nostalgía, desesperanza y soledad , que constituyen , a su vez, contundentes metáforas de lo efímero y perecedero del ser humano . Para sus paisajes de la naturaleza, eligió preferentemente el otoño, estación de la melancolía y la tristeza, que recuerda la inminencia del invierno y, con ello, el ocaso de la vida. Para sus vistas urbanas , prefirió las pequeñas ciudades viejas, despobladas y ya extinguidas de construcciones decrépitas y muros desmoronados. La serie titulada Ciudad muerta
con sus alusiones al abandono y al deterioro, consiste en una conmovedora metáfora sobre la decadencia del mundo moderno.

En los óleos de Schiele, el rostro de la muerte se esconde también bajo el semblante del propio pintor en la pequeña serie de autorretratos dobles. El siniestro rostro que acompaña a la figura del artista en estos peculiares autorretratos no es otro que el de la muerte que acecha a su espalda. En otros casos, la muerte aparece aludida en los rostros moribundos de monjes, santos o profetas que protagonizan numerosas de sus pinturas alegóricas.

Con todo, el arte de Schiele se debate entre los poderes arrebatadores de Eros y las fuerzas destructoras de Tánatos, entre la vitalidad de uno y el desánimo de otro. Su propia vida también estuvo intensamente agitada por los sentimientos estimulantes de Eros y los miedos más profundos de Tánatos por el deseo más ardiente y por el sufrimiento más penetrante. Lo que nadie imaginó que la muerte llegaría a Schiele de forma anticipada , truncando repentinamente el desarrollo vital de una corta existencia. 
Mercedes Tamara
21-04-2014

Bibliografía : Egon Schiele Galeria de Pintores, Edic Monsa

1 comentario:

  1. La vida de Egon Schile se debatió entre la vida y la muerte,
    hasta el extremo que ambas estaban imbricadas en todas
    las pinturas que realizó, ya fuese el tema que fuese . Y ,
    es que tener en su mente siempre presente la muerte de sus
    familia por una enfermedad venérea le condujo a vivir una
    existencia atormentada . Eros y Tánatos no se separan
    casi nunca de sus pinturas

    ResponderEliminar