sábado, 12 de abril de 2014

EL EDITOR EDWARD KOSMACH EGON SCHIELE

EL EDITOR EDWARD KOSMACH 1910

El editor Edvard Kosmach
óleo sobre lienzo 100 x 100 cm
Osterreichische , Galerie Belvedere, Viena






La  amistad con el influyente Arthur Roessler abrió a Schiele el camino de la afirmación personal y de los encargos . Entre las importantes personalidades que Roessler presentó al pintor poco después de conocerlo , estaba el industrial Carl Renningaus y el médico Oskar Reichel , quienes además de encargar dos retratos, muy pronto comenzaron a comprar obras al artistas.

El encuentro con Eduard Kosmack, editor de dos importantes revistas de diseño vanguardista , no fue tan beneficioso como aquellos contactos . Parece ser que Kosmach encargó este cuadro al artista a través de Roessler ; pero nunca pudo pagárselo. A pesar de ello, este encuentro dio lugar a uno de los retratos más interesantes de cuantos pintó Schiele.

Éste fue el último de la serie de ocho retratos al óleo-menos cinco de ellos realizados por encargo- que nuestro pintor hizo en 1910 y vino a confirmar las investigaciones plásticas que, en materia de retrato, había experimentado a lo largo de ese año , que resultó clave en la definición de este estilo propio . Imbuido de las corrientes estilísticas expresionistas y, al igual que su contemporáneo Oskar Kokoscha , Egon buscó plasmar más allá del parecido físico con el retratado, la dinámica psíquica y la presencia emocional del personaje.

A diferencia de la mayoría de los retratos pintados ese año, en éste Schiele evitó las forzadas contorsiones y los acrobáticos movimientos corporales . El personaje aparece sentado de frente ligeramente desplazado del eje central de la composición ,mirando fijamente hacía delante desde la claridad de un fondo prácticamente vacío. La posición de su cuerpo es rígida y estática, pero contiene mucha tensión. El espacio que le rodea apenas intervenido con una franja clara en la zona inferior que simula ser el punto de apoyo de la figura. El girasol marchito, un motivo recurrente en Schiele, aparece aparece como un atributo simbólico .

Toda la atención de este trabajo se concentra en la penetrante mirada, una mirada hipnótica que el personaje clava al espectador. El magnetismo de esta mirada hace creíble la noticia de que Kosmach practicaba el hipnotismo , lo que debía atraer particularmente a nuestro pintor. La cabeza aparece rodeada por una tenue , casi imperceptible , halo blanco, que parece proyectarse hacía cada lado con unas lineas más marcadas, como si se tratara de una onda expansiva de poder hipnótico del retratado.

La posición del brazo y manos también logra transmitir una gran tensión interior. Se conocen al menos cinco estudios previos para este retrato, que muestran el interés de Egon por la postura de brazos y manos. Aquí, los brazos aproximados y sus huesudas manos se aprietan nerviosamente entre las rodillas . Esta posición de las manos y la intensidad de la mirada de Kosmach guardan una innegable similitud con la mujercita desnuda retratada por el noruego Edvard Munch en La pubertad .




Edward Munch , La pubertad 1895
óleo sobre lienzo 151 x 110 cm
Najsonalgalleriet Oslo
A partir de 1910, año en que Schiele considero superada la infuencia de arte de Gustav Klimt , otras influencias empezaron a emerger y artistas como Vicent van Gogh, Edvard Munch y Fredinard Holfer , brindaron al joven vienés sugerencias iconográficas que consideró adecuadas para su nuevo estilo.

La figura de Koschmach está trabajada con colores diluídos y pinceladas anchas . Una linea zizagueante define el contorno de su silueta . La elección de una paleta cromática opaca para contribuir a la expresividad general de la obra . El rostro muestra un hábil manejo de luces y sombras que confiere un aspecto avejentado y deslucido al retratado.
Mercedes Tamara
12-04-2014


Bibliografía : Egon Schiele Galeria de Pintores, Edic Monsa



No hay comentarios:

Publicar un comentario