jueves, 10 de julio de 2014

METRÓPOLIS GEORGE GROSZ

METRÓPOLIS 1916-1917
Metrópolis
óleo sobre cartón 68 x 47,5 cm
Museo Thyssen-Bornemizsa, Madrid







George Grosz nació en Berlín en 1893, como Georg Ehrenfried Grosz. Estudió en la Academia de Arte de Dresde y posteriormente en la Escuela de Artes Aplicadas de Berlín. Se enrolló en el ejército en 1914, fue licenciado en 1915 por problemas de salud pero de nuevo fue llamado a filas en 1917. A finales de ese mismo año, intentó suicidarse y, después de golpear a un oficial , fue enviado a una prisión -hospital en espera de su ejecución. Le conmutaron la sentencia cuando las autoridades decidieron que sufría neurosis de guerra y, en 1918, lo licenciaron definitivamente del ejército. Cuando terminó la guerra el artista unió esfuerzos con John Heartfield, Otto Dix, Max Ernst y Kurt Schwitters, y juntos formaron el grupo alemán dadaísta. Grosz se afilió al Partido Comunista en 1919, pero renunció a su filiación en 1922, tras visitar Rusia y conocer a Lenin y Trossky: En 1932 fue invitado a Nueva York como artista y profesor visitante de la Liga Estudiantil de Arte . Grosz se declaraba antinazi y, cuando los nacionalsocialistas llegaron al poder al año siguiente, abandonó Alemania y se fue a vivir a Estados Unidos . En su ausencia, las obras del pintor que habían adquirido los museos alemanes fueron confiscadas y destruidas. George Grosz se hizo ciudadano estadounidense en 1938. En 1959, regresó definitivamente a Berlín Occidental. Murió poco tiempo después.




Cuando Grosz regresó a su estudio en 1916 disfrutó de un breve respiro de su " miserable existencia del soldado " . Grosz profundamente autoritario, sobrellevó la vida castrense , si bien en 1916 ya era un hombre desquiciado. Celebró su liberación poniéndose a trabajar de inmediato en lo que iba a ser una de sus pinturas más relevantes: Metrópolis . Como resultado de esta composición reflejaría una curiosa mezcla de júbilo y pesimismo, de nostalgia por las libertades del pasado y del miedo por el futuro. En su imageniería, la obra da un repaso a la vida que Grosz había llevado durante su primera juventud en Berlín, cuando estaba perdidamente enamorado de la ciudad . Muestra su apresuramiento y su estridencia, su profusión de cines, teatros, cabarés, bulliciosos cafés, clubes nocturnos y burdeles: una fantasmagoría de carne y caras urbanas exhibiéndose, bañadas en el resplandor rosáceo de los neones rojos. La cara burlona de este espejismo puramente hedonista nos presenta la escena como una visión del infierno y, en este sentido,




Metrópolis puede interpretarse como el equivalente moderno de la interpretación de El Bosco del mundo inferior; poblado de almas torturadas e iluminadas por los carbones encendidos y los destellos repentinos de las llamas . En el centro de la imagen , Grosz representó el complejo residencial con la sala del cine Olympia, de Berlin construido en 1911 en el cruce entre Kansttrasse y Hardenbergstrasse. Al alinear una farola exageradamente alta con la esquina del edificio, el artista logró crear una sensación caleidoscópica de implosión y colisión. Es la linea equívoca en la que la ciudad da placer y violencia si se revuelve contra si misma.



Mercedes Tamara
10-07-2014

Bibliografía ; Carmen Thyssen - Bornemizsa 




No hay comentarios:

Publicar un comentario