sábado, 9 de agosto de 2014

RETRATO DE HERWARTH WALDEN OSKAR KOKOSCHKA

RETRATO DE HEREARTH WALDEN 1910
Retrato de Herwarth Walden
´oleo sobre tela 100 x 69, 3 cm
Stuttgargt, Galeria Estatal



Oskar Kokochka inició su carrera artística en 1907 como dibujante publicitario de los Werner Werkstátte ( Talleres de Viena ) mientras estudiaba en la prestigiosa Escuela de Artes y Oficios de la ciudad. 



En su pintura dominada todavía por el modernismo , se perfilaban ya los primeros momentos expresionistas, ciertas particularidades y deformaciones caprichosas y una inclinación a los enigmas psicológicos.
En los años siguientes, el joven pintor presento en la exposición · "Kunstschau" de Viena diseños de tapices y además dibujos y aguadas de muchachas desnudas, que provocron el escándalo y le convirtieron fulminantemente en el enfant terrible del escenario. Pero no faltaron quienes como Gustav Klimt , reconocieron su genio.


Entre 1908 y 1912 pintó diversos retratos aplicando la pintura en finas capas y extendiéndola casi como si de acuarela se tratase . Sobre las capas de color garabateaba después lineas con el mango del pincel, lo que sentó las bases de su fama. De este modo arrancaba la mácara de la convención, incorporada a la imagen del hombre desde varios siglos atrás. 
Los rasgos faciales dan la impresión de estar arrugados y la carnación , salpicada de colores, aparece rasgada y raspada por el mango del pincel o por finas agujas . Estos retratos, junto a las ilustraciones y litografías de estructura similar rebozantes de partes punzadas y de representaciones físicas deformadas, tienen la función de desnudar la psique .Su acentuado énfasis expresionista se combina con un refinamiento de la ejecución pictórica que eleva los cuadros al nivel de las realizaciones maestras de una estética muy cultivada.


Como se dirá después en tantas ocasiones , el expresionismo de Kokoschka incluye " rasgos barrocos encubiertos ".De hecho, lo intensamente estático y visionario recorre, su arte , distinguiéndolo del de la mayoría de sus coetáneos vieneses. De ahí que sus cuadros forman parte de las muestras más destacadas de esta tendencia estilística. El oscurecimiento nervioso de los contornos , las enérgicas raspaduras en la materia cromática , como si a través de ellas se pretendiese poner al descubierto sedimentos psíquicos - se ha hablado de " miradas por rayos X " y de la visión psicoanalítica profunda de Kokochka . y una cierta morbilidad , que se extiende por todas sus fisonomías de las personas retatadas , dissecionaron con extraordinaria energía la atmósfera espirirual del fin du siecle. 

La mirada analítica de Kokochka se centró, sobre todo en sus primeros retratos , en lo enfermizo y neurótico . Hasta el retrato de busto de su protector Herwarth Walden ( Galeria Estatal de Stuttgart ) con quien se encontró en 1910 en Berlín y en cuya revista Sturm publicó su drama Mórder Hoffung der Frauen ( El asesino : la esperanza de las mujeres ) se ha creído descubrir en la figura ladeada , sobrexcitación psíquica , hipersensibilidad o, al menos, desasosiego inquieto. Aunque preside la realidad del personaje retratado, satisfaciéndole así una de las exigencias básicas de su género, su forma se exagera hasta lo irracional , arrebatada a su propia existencia para favorecer la configuración espontánea de las fuerzas interiores. Como se observa en el retrato de Walden , Kokoschka , cultivaba el tipo de retrato de medio cuerpo, en el que, sin embargo. aparte de la expresión del rostro , podía hacer que los gestos de las manos , desproporcionadmente grandes casi siempre, contribuyesen a la profunda tensión nerviosa del cuadro. La superficie de la obra es imprecisa desde el punto de vista espacial y se mantiene siempre en el mismo tono, que se considera como el equivalente de la disposición psíquica del modelo.





Mercedes Tamara
9-08-2014


Bibliografia : Expresionismo, Edic Taschen



No hay comentarios:

Publicar un comentario