domingo, 14 de septiembre de 2014

LA INDUSTRIA DE DETROIT U HOMBRES Y MÁQUINA DIEGO RIVERA

LA INDUSTRIA DE DETROIT U HOMBRES Y MÁQUINA 1932-1933
La industria de Detroit u hombres y máquina
mural , pared con cuatro superficies subdivididas 433,6 m
 The Detroit Institute of Arts , Detroit








Diego Rivera era tan conocido en EE.UU, como el pintor mexicano más importante de la primera mitad del siglo XX que varias urbes-San Francisco, Detroit, Nueva York- le encargaron el proyecto y la realización de grandes murales. La Arts Commissions de Chicago, presidida por Edsel B. Fort, le encomendó en 1932 la misión de decorar el patío del Institute of Arts de Detroit con un ciclo de frescos sobre el tema La industria de Detroit u hombres y máquina. La elección de la comisión recayó en Rivera por motivos como los que explica uno de los directores del museo de arte de la ciudad con las siguientes palabras :  "Rivera ha desarrollado un estilo pictórico de gran fuerza, que lo convierte , cabría decir, en el único pintor actual que representa adecuadamente el mundo en que vivimos : guerras, disturbios, pueblos luchando por la supervivencia , esperanza, descontento, sentido del humor y vida acelerada ".


Rivera se puso a trabajar en abril de ese mismo año ; realizó centenares de estudios y esbozos sobre los diferentes procesos de producción, que fue utilizado por partes, junto con numerosas fotografías de los fotógrafos oficiales de la empresa, al pintar las paredes entre julio de 1932 y marzo de 1933, Rivera estaba tan entusiasmado por el encargo que se declaró dispuesto a pintar por 10.000 dólares no sólo los 100 m inicialmente previstos de las pardes norte y sur , sino también el resto de las paredes a fin de poder reflejar en toda su amplitud la relación entre el hombre y las máquinas.

Los monumentales frescos de las paredes norte y sur están dedicados a la fabricación del motor VII y de la carrocería del nuevo Ford, que había salido por primera vez en la cadena de montajes pocos meses antes. En la representación de la sala de producción de la pared sur fueron fundamentales los estudios que Rivera hizo de las instalaciones industriales de la familia Ford, sobre todo del complejo del River Rouge. A través del fresco , Rivera crea una estética de la era de las máquinas cuyo optimismo sorprende. Dada sus convicciones marxistas , la descripción de los centros de producción capitalista resulta extrañamente positiva y refleja la enorme fascinación que estos ejercían sobre el pintor .La sintesis, relativamente armónica , de hombre y máquina no corresponde a la situación real de los obreros en la época de la depresión de 1932, las cifras de producción de la fábrica Ford representaron únicamente la quinta parte de los valores de 1929, del paro, de las huelgas, de los comedores de beneficencia oficiales.

El fresco está pintado según el estilo personal de Rivera, consistente en una singular mezcla basada en sus estudios de los frescos renacentistas italianos y de los escultores precolombinos del " país de los dioses " y que une la simetría y la estatuaria con una forma narrativa. La semejanza de la máquina de producción central con una imagen azteca de Coatlicue es sorprendente. Mientras en Detroit Edsel B. Ford se ponía de su lado con una declaración oficial frente al acoso y los ataques públicos , Rivera tuvo menos fortuna con el fresco destinado a Rockefeller Center, donde un retrato de Lenín, que se negó a retocar provocó un escándalo y la destrucción de la obra 


Mercedes Tamara
14-09-2014


Bibliografía : Arte Moderno, Edic Taschen






No hay comentarios:

Publicar un comentario