miércoles, 14 de enero de 2015

TRES DESNUDOS EN EL BOSQUE JOAQUIN SUNYER

TRES DESNUDOS EN EL BOSQUE

Tres desnudos en el bosque
óleo sobre lienzo 135 x 151 cm
Museo Nacional de Arte de Cataluña

En una carta que Sunyer al escultor Enric Casanovas , fechada en Neuilly ( París ) el 15 de enero de 1914, el pintor le informa de que , aunque no es  muy partidario de los certámenes oficiales , había decidido concurrir al Salón de Paris de aquel año -que finalmente no pudo celebrarse a causa de la Primera Guerra Mundial - porque aunque habían elogiado muchas de sus obras recientes, especialmente- " el cuadro grande de los desnudos ( ya está vendido , haré otro para Plandiura ) Como las dos únicas pinturas de Sunyer de aquel período de desnudos y de dimensiones considerables " son las que comentamos y las que efectivamente realizó para el coleccionista Lluis Plandiura , fechada en 1915, no hay duda de que la obra a la que el pintor alude en la mencionada carta es la que nos ocupa . Por lo tanto, debió de pintarla en 1913. Por otra parte, el hecho de que la pintura que comentamos perteneciera a Lluis Garriga i Roig, que vivía en París en aquel momento , y que era asiduo comprador de las obras de Sunyer , permite suponer que debió de ser él , quien ,ya en enero de 1914 , había adquirido la pieza.

Asimismo, es interesante observar, en cuanto al paisaje , que se trata del paraje de Sitges conocido como El club dels Faves que aquel año 1913 Sunyer había representado magistralmente en la obra conocida con ese mismo nombre. En la pintura que nos ocupa, las figuras femeninas acaban teniendo el protagonismo de la obra, el paisaje está representado con tanta fuerza, que, lejos de ser un telón de fondo , tiene consistencia por si mismo, independientemente de los desnudos.

En cuanto a estos últimos es importante observar , como han manifestado algunos estudiosos del artista , que resulta evidente la influencia que había ejercido sobre Sunyer los potentes y musculosos desnudos del Juicio Final de Signorelli de la catedral de Orvietto , ciudad que el pintor había visitado entre octubre y noviembre de 1913, con motivo del periplo por Italia. Sin embargo, aunque la huella de Signorelli es indudable, podemos afirmar con toda seguridad que Sunyer había planteado ya la obra con anterioridad al viaje a Italia - ya que en la revista checa Volné Smery de julio de 1913- es decir, unos meses antes del mencionado viaje a Italia - aparece reproducido un dibujo preparatorio de la pintura que comentamos. En dicho boceto se puede apreciar que, aunque la composición y la representación de las figuras femeninas es idéntica a la de la versión definitiva , el tratamiento de los desnudos aún no acusa el conocimiento directo de las pinturas de Orvietto. Asimismo , es indudable que el pintor no había sido, ajeno , en cuanto al tema, a las influencias de la pinturas de bañistas de Cézanne , cuya producción Sunyer, que había residido tantos años en París conocía bien. Por último, hay que destacar una relación especialmente significativa entre este tipo de obras de Sunyer y las de su coetáneo Emile Odson Friese, pintor farncés nacido en Le Havre en 1879 y fallecido en Paris en 1949

Mercedes Tamara
14-01-2015

Bibliografia : Joaquin Sunyer Museo Nacional de Cataluña

No hay comentarios:

Publicar un comentario