miércoles, 22 de julio de 2015

DESNUDO DE MUCHACHA SENTADA EGON SCHIELE

DESNUDO DE MUCHACHA SENTADA 1910
Desnudo de muchacha sentada
carboncillo y aguada sobre papel 44,8 x 29,9 cm
Grasphische Sammlung Albertina, Viena



La representación de niños fue un tema abordado por numerosos artistas de finales del siglo XIX y principios del XX . Mientras que los pintores impresionistas representaron niños jugando, correteando o merendando alegremente cerca de sus madres, en escenas que ensalzan la vida doméstica burguesa , los simbolistas pintaron maternidades con una fuerte carga melancólica , en donde los niños parecen condenados a la tristeza y al sufrimiento.


Los artistas del Expresionismo abordaron el tema de la infancia con la misma crueldad y el mismo desencanto que cualquier otro de sus motivos pictóricos recurrentes . Sus modelos infantiles aparecen retratados con los rasgos aniñados convertidos en grotescas distorsiones y una expresión apenada , desilusionada se apodera de sus rostros . Es una infancia ajenas a las bellas y dulcificadas formas del impresionismo.

La temática infantil ocupó un lugar particularmente destacado en la obra de Schiele . En sus inicios , solía recurrir a modelos infantiles por motivos económicos . Sin embargo, su afición por las escenas protagonizadas por niños se asienta también en la profunda sintonía afectiva . Él que se definía como un "niño eterno " disfrutaba sobremanera de la compañía de niños , quienes se maravillaban ante las habilidades del artista por reproducir, con asombrosa fidelidad , los sonidos del tren, por ejemplo.

Afín a la poética expresionista , la visión de la infancia que mostró nuestro protagonista poco tiene de arcadia dichosa y floreciente. Solos o en grupos, los niños se presentan generalmente tristes e indefensos , abandonados a su propia suerte.

Desnudo de muchacha sentada presenta a un escuálido cuerpo de una niña que mira hacía delante con sus grandes ojos oscuros . Una linea fina contornea la esquelética silueta de huesudas articulaciones . Sin duda, toda la fuerza de su inocente presencia está aportada por el color blanco de su piel, que contrasta notablemente con la tonalidad base del papel.

Lejos de tratarse de la imagen de un niña fresca y rebosante de vida, la palidez de su cuerpo no sugiere otra cosa que la enfermedad . Con muy pocos recursos plásticos , el pintor consiguió una imagen de una honda expresividad que roza el patetismo . Similares sentimientos de sufrimiento , desamparo y desolación despierta este dibujo

Mercedes Tamara
22-07-2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario